inicio

 es |  eus

LA DIÓCESIS RECURRE A UN PRÉSTAMO PARA FINANCIAR EL MUSEO DIOCESANO

03/07/2015 Bookmark and Share
La diócesis de San Sebastián y Bankoa Credit Agricole han formalizado el préstamo que, permitirá financiar las obras del futuro Museo de Arte Diocesano de Gipuzkoa. La firma del acuerdo se ha realizado en la Basílica de Santa María, donde se están realizando las obras de construcción del Museo. D. José Ignacio Munilla ha apelado a instituciones y particulares a que colaboren en el proyecto, ya que se trata de un esfuerzo económico ingente, para la diócesis.

 

    La diócesis de San Sebastián y Bankoa Credit Agricole han formalizado el préstamo de 1,5 millones de Euros que, permitirá financiar las obras del futuro Museo de Arte Diocesano de Gipuzkoa.


    La firma del acuerdo se ha realizado en la Basílica de Santa María, donde se están realizando las obras de construcción del Museo.
  

 

       Durante el acto, el Obispo de San Sebastián, D. José Ignacio Munilla ha hecho un llamamiento a las instituciones para que, colaboren económicamente en el proyecto.

D. José Ignacio ha recordado la implicación del gobierno municipal de Odón Elorza que, quedó en suspenso, durante los años de mandato de Bildu. Ahora el obispo espera que el nuevo gobierno municipal y las nuevas autoridades de la Diputación retomen el compromiso adquirido hace tiempo.


Así mismo, D José Ignacio ha hecho un llamamiento a personas y entidades a que colaboren, ya que se trata de un esfuerzo económico ingente, para la diócesis.
        

 

        rrpptxiki.gif   Además del Obispo, en la firma del acuerdo de financiación han tomado parte Edorta Kortadi, director del Museo Diocesano, Pello Elcuaz arquitecto encargado de las obras, y Kepa Egiguren, Consejero Delegado de Bankoa Credit Agricole.

 

Un museo en el corazón de Donostia

• El proyecto de Rafael Moneo prevé dos alturas de 226 metros cuadrados cada una y las obras finalizarán a finales de este año para que se pueda inaugurar en enero


• Los tesoros artísticos de la Iglesia guipuzcoana se ubicarán en una nave de Santa María

 

           El nuevo Museo Diocesano de Gipuzkoa, que se construye a buen ritmo en un amplio espacio de la iglesia Santa María del Coro, en plena Parte Vieja donostiarra. Las piezas artísticas que se mostraron durante veinte años en su anterior emplazamiento de la parroquia de la Sagrada Familia de Amara esperan ahora pacientes en un almacén del Seminario a su nueva y más accesible ubicación.

           La idea de llevar el museo de la Iglesia guipuzcoana a la parroquia de Santa María del Coro adquirió peso con el nombramiento en 2012 de Edorta Kortadi , experto en arte y director del Museo, como párroco de la basílica.

 

           El obispo José Ignacio Munilla ha impulsado el proyecto hasta el punto de que hace dos años acudió al estudio del arquitecto Rafael Moneo -autor del Kursaal- para consultar la posibilidad de convertir la nave lateral izquierda de la basílica donostiarra, prácticamente sin uso, en un espacio museístico.

Al poco, Moneo y Pedro Elcuaz presentaron un proyecto de dos alturas, de 226 metros cuadrados cada una de ellas, con un coste estimado de un millón de euros, que se ajustaba a la demanda del Obispado.

 

Una colección iniciada en 1946

         Las obras se iniciaron el pasado mes de marzo y se espera que concluyan para final de año con la perspectiva de que el nuevo museo pueda ser inaugurado en fechas próximas a la fiesta de San Sebastián.

         Según el proyecto de Moneo, de las dos alturas previstas, la que está a nivel del suelo albergará el grueso de las obras de arte. Esta nave, de 8,9 metros de altura, tiene una longitud de 39,5 metros por 5,8 metros de ancha.

          En la planta superior se situará un espacio expositivo de 32 metros cuadros, además de las oficinas (102 m2) y los aseos (22 m2). Las dos plantas se comunicarán mediante un ascensor.


           Entre los tesoros del museo destaca un San Francisco de El Greco y un Santiago Peregrino del siglo XIII

Destaca también la cruz de alabastro de Eduardo Chillida. «Es la joya de la corona», enfatiza Edorta Kortadi, quien no cree necesario mover esta pieza del lugar donde se ha venido mostrando hasta ahora.
     

         El párroco considera que la disposición de las obras de arte en el nuevo museo seguirá criterios cronológicos similares a los establecidos en el antiguo museo de la Sagrada Familia. «Se basan en la historia del arte y en la historia religiosa del hombre en el País Vasco», añade el director.

Así, una sección agrupará las obras de la Edad Media (románicas y góticas) de los siglos X al XV; en otro emplazamiento se podrán observar los tesoros renacentistas y barrocos de los siglos XVI al XVIII, y la tercera sección es la dedicada al arte contemporáneo.
  

           En la planta baja se mostrarán entre sesenta y setenta obras de las 150 que albergará el museo. «Será una exposición muy compacta, y ahí se colocarán las vitrinas donde irá una importante colección de orfebrería, compuesta por piezas que comprenden varios periodos históricos, desde la Edad Media a nuestros días», explica Kortadi.

Entre estas obras de orfebrería destacan las del obispo Rodrigo Mercado de Zuazola, el impulsor de la Universidad de Oñati. Esta planta baja acogerá algunas de las joyas del museo, entre ellas una escultura en alabastro de Santiago Peregrino del siglo XIII (Santiagomendi), piezas renacentistas firmadas por Ambrosio de Bengoechea y Johannes de Anchieta, pinturas flamencas y un San Francisco pintado por el Greco. «Hay mucha imaginería en madera que estaba deteriorándose en bóvedas, trasteros y ermitas y que, una vez rescatada, puede enseñar al público en el museo cómo se ha plasmado la fe católica en imágenes a lo largo de los últimos once siglos, desde la Edad Media, donde se tiende a ocultar el cuerpo, al Renacimiento, donde se considera que la belleza de Dios se manifiesta en la belleza del cuerpo, al barroco, de vuelta a tallar mucha ropa, y a la estilización de la época contemporánea», señala el párroco de Santa María del Coro.
    

        En la parte superior de la nave, se expondrá obra más contemporánea, aunque sin renunciar a que «algún Oteiza y algún otro Chillida».

 

              La inauguración en enero del próximo año coincide con el inicio de la capitalidad europea de la cultura y esta circunstancia llevó tanto a Kortadi como a Félix Garitano, párroco de San Vicente, a plantear algún tipo de colaboración con Donostia 2016.

 

 


LA DIÓCESIS RECURRE A UN PRÉSTAMO PARA FINANCIAR EL MUSEO DIOCESANO

LA DIÓCESIS RECURRE A UN PRÉSTAMO PARA FINANCIAR EL MUSEO DIOCESANO