inicio

 es |
Buscar productos

EL OLOR DEL PASTOR. El ministerio pastoral en la visión del Papa Francisco.

Autor: FARES, Diego
ISBN: 978-84-293-2521-8 SAL TERRAE
Número de páginas.: 141 páginas
Precio: 9.56 €
Uds.: 

  

La frase más emblemática del papa Francisco sobre los pastores, la que ha calado más en el corazón de todos, no viene del campo de la «ética», que se impone, sino de la «estética», que atrae: quiero «pastores con olor a oveja»... «y sonrisa de papá». Esa es la figura del obispo que tiene en el corazón el Santo Padre. Y vale también para los sacerdotes, los cardenales y el mismo papa: pastores que no solo no pretendan vestirse con la lana de las ovejas, sino que anden «apasionados» por servirlas.

Desde su cercanía vital a Bergoglio, el autor profundiza en la figura del pastor que el papa quiere promover en la Iglesia y que él mismo ha intentado encarnar, como sacerdote, arzobispo de Buenos Aires y, finalmente, obispo de Roma. En apéndice se incluyen los discursos y homilías más relevantes de Francisco sobre este tema, uno de los que más le preocupan. Sus palabras, que brotan de su larga y fecunda experiencia pastoral, nos hacen percibir con fuerza el olor del pastor que pastorea a las ovejas y no a sí mismo.

BIOGRAFÍA

DIEGO FARES, jesuita argentino, es miembro del Colegio de Escritores de La Civiltà Cattolica. Doctor en Filosofía, es profesor de Metafísica en la Universidad del Salvador de la Compañía de Jesús en Argentina y ha enseñado en la Pontificia Universidad Católica Argentina. Trabajó durante veinte años en elHogar de San José, un centro de acogida para adultos en situación de exclusión o extrema pobreza en Buenos Aires, y junto con el jesuita Ángel Rossi, fundador del movimiento Manos Abiertas, ayudó en la Casa de la Bondad, para personas con enfermedades terminales. Fue admitido como novicio a la Compañía de Jesús por el entonces provincial de Argentina, Jorge Mario Bergoglio, en 1976. Bergoglio fue también su padrino de ordenación sacerdotal, diez años más tarde, y lo ha acompañado siempre como director espiritual