inicio

 es |  eus

PEREGRINACIÓN DIOCESANA A LOURDES 2017

07/05/2017 Bookmark and Share
Con el lema "En nuestro trabajo sigamos a María", un año más la diócesis de San Sebastián nos disponemos a celebrar la peregrinación a Lourdes con enfermos. Alrededor de 250 enfermos guipuzcoanos y de 300 voluntarios conforman el grueso de la peregrinación que, celebraremos, del 26 al 30 de mayo.
Con el lema "En nuestro trabajo sigamos a María” , un año más la diócesis de San Sebastián nos disponemos a celebrar la peregrinación a Lourdes con enfermos.  Alrededor de 250 enfermos guipuzcoanos y de 300 voluntarios conforman el grueso de la peregrinación que, celebraremos, del 26 al 30 de  Mayo.


           

                 Además, el sábado, 27 de mayo, día de Gipuzkoa en el santuario de Lourdes, esperamos la llegada de numerosos autobuses más, que, llenos de guipuzcoanos, se sumarán ese día a la peregrinación.

                Y el domingo, 28 de Mayo, será el turno de los inmigrantes; también ellos participarán de la peregrinación guipuzcoana a Lourdes, en el día.

                Este año se cumple el 64º aniversario de la peregrinación diocesana con enfermos de nuestra diócesis a Lourdes.

 

                   LA FUERZA SANANTE DEL EVANGELIO

La peregrinación a Lourdes es una celebración que año tras año ha servido para acercar el mundo del enfermo a las comunidades cristianas y para impulsar la reflexión sobre la fuerza sanante del Evangelio y estimular la renovación de la acción evangelizadora de la Iglesia en este campo.


Lourdes es un marco ideal y carismático para renovar nuestra acción evangelizadora, eclesial y comunitaria con creatividad para acercarnos a los hermanos que sufren. Por otra parte los encuentros vividos aquí entre personas con enfermedad y los que no la tienen, invitan al sentido de la fratenidad cristiana.

Son deliciosas y enormemente provechosas las horas vividas en Lourdes. Caras sonrientes, gozo y alegría, tanto entre los enfermos e inválidos que hallan a los pies de la Virgen conformidad, serenidad, fuerza y gozo en su dolor, como entre las personas que disfrutan de buena salud.