inicio

 es |  eus

"LA IGLESIA ESTÁ LLAMADA A SER LA CASA COMÚN DE TODOS LOS HIJOS DE DIOS"

09/09/2014 Bookmark and Share
En su homilía, D. José Ignacio ha abogado por una Iglesia en salida y ha hecho incapié en la necesidad de llevar la Iglesia a la gente. "Cristo nos pide que no cejemos en el empeño por buscar a la oveja perdida y cargarla sobre nuestros hombros... No tenemos derecho a descansar hasta que todas las ovejas descubran el gozo de la comunión con Cristo" . En este sentido el prelado ha recalcado que "La Iglesia no está llamada a ser un club de os, sino la casa común de todos los hijos de Dios".

 

          El obispo de San Sebastián ha presidido la Eucaristía celebrada en el santuario de Arantzazu con motivo de la festividad de nuestra patrona.

Al acto, entre otras autoridades, han asistido el lehendakari, Iñigo Urkullu, la presidenta del parlamento vasco, Bakartxo Tejería y numerosos fieles que han llenado el templo a rebosar.

 

              En su homilía, D. José Ignacio ha abogado por una Iglesia en salida y ha hecho incapié en la necesidad de llevar la Iglesia a la gente.

"Cristo nos pide que no cejemos en el empeño por buscar a la oveja perdida y cargarla sobre nuestros hombros... No tenemos derecho a descansar hasta que todas las ovejas descubran el gozo de la comunión con Cristo" .

En este sentido el prelado ha recalcado que "La Iglesia no está llamada a ser un club de os, sino la casa común de todos los hijos de Dios".


Sin embargo, haciéndose eco de las palabras del Santo Padre, ha añadido que "hoy, más que nunca, es necesario llevar la Iglesia a la gente, sin esperar a que la gente vaya a la Iglesia".


     

             En esta tarea, D. José Ignacio ha alertado sobre la tentación de pensar que la Iglesia tiene que cambiar sus convicciones y adaptarlas a las del mundo: "no puede ser asumir el pensamiento políticamente correcto de cada momento y lugar una iglesia mundanizada suele ser mayoritariamente aplaudida por resultar complaciente pero a posteriori es abandonada por quienes la han aplaudido por ser innecesaria e insignificante". "Por el contrario, ha dicho el obispo, es necesaria la conversión personal y pastoral en todos y cada uno de nosotros sin agarrarnos a falsas seguridades ni a hábitos pastorales caducos. Es necesario vencer los miedos con discernimiento, prudencia, preparación y planificación,... y confiando en el Espíritu Santo".

 


              D. José Ignacio ha subrayado la necesidad de que todos los cristianos trabajemos unidos en llevar la Iglesia a nuestra familias, amigos, a nuestros trabajo,... y a mostrar el rostro de una Iglesia en salida en todos los ámbitos de la sociedad, danto testimonio de unidad.

 

             Finalmente el obispo donostiarra ha rogado a la Virgen de Arantzazu por la paz en todo el mundo: "debemos trascender nuestra propia situación para unirnos al clamor universal por la paz".

Y ha pedido a los fieles que recen por la paz: "tenemos que tomarnos muy en serio el compromiso de oración por la paz", ha dicho.

 

                DESCARGAR LA HOMILÍA EN PDF