inicio

 es |

Entrega de la medella al mérito penitenciario

Bookmark and Share WhatsApp Whatsapp

 

 

ENTREGA DE LA MEDALLA DE PLATA

AL MÉRITO PENITENCIARIO AL CAPELLÁN DE LA PRISIÓN DE SAN SEBASTIÁN

 

 

La pandemia que sufrimos también ha tenido consecuencias en la prisión de San Sebastián. Este año, los actos suelen celebrarse el 24 de septiembre, día de Nuestra Señora de la Merced, tuvieron que suspenderse.

Normalmente, el día de la patrona de los cautivos suele haber un acto institucional, en el que se entrega una placa conmemorativa a los funcionarios que cumplen 25 años trabajando en las prisiones. Con mucho menos frecuencia, se suele hacer entrega de una medalla a quien realiza sus labores en el Centro Penitenciario con especial dedicación y entrega.

Este año, que tentas dificultades nos está haciendo pasar, la pastoral penitenciaria de Donostia, y con ella la diócesis entera, está de fiesta, pues el capellán del Centro Penitenciario de San Sebastián, Martín Iriberri Villabona, S.J., ha sido galardonado con la medalla de plata al mérito penitenciario.

Aunque la entrega de la medalla no pudo hacerse el 24 de septiembre, se celebró el 4 de octubre después de la Eucaristía presidida por el Obispo de San Sebastián, en la capilla exterior del Centro Penitenciario.

Antes de la entrega de la medalla a Martín, Marian, la directora de la prisión, explicó los motivos que han le han llevado a proponer a Instituciones Penitenciarias la adjudicación de dicho reconocimiento al capellán de Donostia.

No es fácil contar las razones que dio Marian, pues fueron muchas, y todas de peso. La directora de la prisión destacó el permanente acompañamiento que lleva a cabo el capellán con los internos y con sus familias. Destacó también que siempre atiende con especial dedicación a los presos más débiles e indefensos, así como a los que se encuentran en situaciones de especial dificultad, como los que están aislados por motivos sanitarios o por motivos de seguridad regimental.

También señaló la directora que es la primera vez que ha recibido tantas peticiones para que la medalla le sea otorgada a una persona. Prácticamente todos los departamentos y trabajadores del establecimiento penitenciario han solicitado insistentemente que este reconocimiento le fuera otorgado a Martín. Tanto es así, que podríamos decir que la decisión fue tomada por aclamación.

Después de las palabras de Marian, el Obispo de Donostia, Don José Ignacio Munilla, entrego al capellán la medalla de plata al mérito penitenciario.

Ciertamente, como capellán del centro penitenciario, Martín realiza una labor incansable e insustituible, entregándose totalmente a los internos y a sus familias, colaborando en tareas sociales con las Trabajadoras sociales de Martutene, en tareas sanitarias en colaboración con el equipo médico que está en el centro, atendiendo a las solicitudes de la dirección… Lo cierto es que las palabras se quedan cortas para expresar su dedicación y entrega.

Queda por destacar un aspecto muy importante del trabajo que hace Martín con los internos: su humildad. Nunca busca su gloria personal ni el reconocimiento de los demás; al contrario, hace su trabajo de forma silenciosa y sin esperar nada a cambio. Los que le conocemos, sabemos que esto es así.

La pastoral penitenciaria diocesana se alegra en el Señor, que escruta el corazón del hombre y sabe qué hay en su interior. Por eso, en la persona de su capellán, Martín, hace suyas las palabras del libro de los Proverbios 18, 12b: "delante de la gloria va la humildad."

 

Enhorabuena, Martín.

 

 

José Luis Gorrochatetegui

responsable de la Pastoral Penitenciaria