inicio

 es |  eus

María, madre de comunión (nota del obispado de San Sebastián)

Bookmark and Share WhatsApp Whatsapp

 

 

María, madre de comunión

Ante el desconcierto y malestar generado por la celebración de una eucaristía para expresar la disconformidad con la marcha de la Diócesis en los últimos diez años, celebrada el pasado sábado (14 de diciembre) en el santuario de Arantzazu y organizada por el grupo “Gipuzkoako Kristauak”, nos parece oportuno señalar los siguientes aspectos:
1.- Una vez más, insistimos en que es en el fuero interno de la Iglesia donde se han de expresar los desacuerdos existentes. No es correcto acudir a foros públicos sin haberse expresado en los consejos pastorales pertinentes o en encuentros personales (Cfr. Mt 18, 15). Este proceder resulta desorientador y distorsionador para muchos de nuestros fieles, así como para el conjunto de la opinión pública.
2.- La Diócesis tiene diversos organismos consultivos que son elegidos de forma representativa según los estatutos y cánones de la Iglesia; entre ellos el Consejo Presbiteral y el Consejo Pastoral Diocesano, que se conforman a modo de “senado” representativo de los laicos, sacerdotes, y de los religiosos y religiosas de la Diócesis, con la finalidad de aconsejar en el gobierno pastoral. En ellos, en medio de la diversidad y pluralidad de sus miembros, se vive la comunión de nuestra Iglesia Diocesana de una forma serena y gozosa.
3.- Este obispado es consciente de la pluralidad existente en nuestra Iglesia diocesana, por ello desea que los distintos consejos representativos acojan y respondan a esta realidad. Desde este espíritu, igual que anteriormente se ofreció al colectivo “Eutsi Berrituz” integrarse en los consejos representativos de la Diócesis de San Sebastián en comunión con el conjunto plural diocesano, renovamos la citada oferta al colectivo  “Gipuzkoako Kristuauak”.
4.- Lamentamos que se hayan vertido afirmaciones manifiestamente falsas en el contexto del acto celebrado en el Santuario de Aránzazu, tales como la acusación de que nuestra Diócesis tiene un espíritu especulador, en detrimento de los transeúntes acogidos por Cáritas. Baste referir el dato de que en estos diez años, el presupuesto dedicado a su atención se ha duplicado, pasando de 800.000€ a los 1.555.000€ del año pasado. Volvemos a subrayar que las disposiciones tomadas en materia económica en nuestra Diócesis, han obtenido un amplísimo respaldo en las consultas realizadas en los consejos consultivos.
5.- Es un dato objetivo que todas las diócesis e instituciones eclesiales realizan en el momento presente una reestructuración para simplificar su organización interna, de cara a obtener una mayor eficacia en nuestro reto pastoral. Por ello, las acusaciones realizadas sobre la reestructuración de arciprestazgos y parroquias, bajo la sospecha de esconder una estrategia ideologizada, no responden a la realidad pastoral que las ha motivado.
6.- En junio de este año se aprobó un nuevo Marco Pastoral Diocesano, titulado “Una Iglesia en salida”, culminación de un proceso consultivo en toda la Diócesis, y de una reflexión en la que han tomado parte una gran cantidad de agentes de pastoral. En el momento presente está en marcha la elaboración del plan pastoral para los próximos años, y en esta labor están implicados los 62 miembros que conforman el Consejo Pastoral Diocesano (que fue elegido por votación a principios de este año), incluyendo a los arciprestes y vicarios de la Diócesis. Animamos a todos a participar en este empeño pastoral: ¡En la Diócesis no sobra nadie!